martes, 27 de septiembre de 2016

CLASICA SEMANA MONTAÑERA 2016

Todos los años, la primera semana de Julio, por San Fermín mas o menos, nos vamos al monte de excursión una semanita y este no podía ser una excepción. A alguien se le ocurriò decir que en "La Sierra Madrileña" no habíamos estado nunca, asi que .... dicho y hecho, en un pis pas montamos el plan y para allá que nos fuimos.

El "bloque" del equipo fué basicamente el mismo de otros años con alguna pequeña y lógica variación, este año, el incombustible Jorge no pudo venir por motivos de agenda pero Rafa, Iñaki, Luisma, Juanje, Angel, Andrés, Josetxu, Celes, Sanvi, "Mander", Fernándo (nuevo fichaje), Mikel, y Pablo (el que suscribe), aunque con un año mas a las espaldas, respondieron puntualmente a la convocatoria. Excelentes montañeros todos ellos y compañeros de primera.

Como de costumbre quedamos para efectuar la salida el dia 4 de Julio  en el frontón de Sestao, hicimos el estibaje de todos  los avíos repartidos convenientemente entre la furgoneta de Erakus y el coche de Andrés, ocupamos nuestros respectivos asientos en los vehículos y arrancamos mas contentos que unas pascuas, no sin antes haber desayunado, en la competencia por cierto, pues el bar del frontón estaba cerrado.


Realizamos el viaje sin novedades reseñables, via Buacerradargos, hasta Sepúlveda donde llegamos a tiempo para meternos entre pecho y espalda un pic-nic a la ootosrilla del rio Duratón, con un calor del copón de la baraja,

 a continuación dimos un paseo por las hoces y como el cielo se ponía muy negro y se oía algún que otro trueno volvimos al  pueblo a tomar unos chupitos.

Al rato, continuamos el viaje hasta nuestro destino, Segovia, donde teníamos el centro de operaciones o campamento base, como querais llamarlo en el hotel Infanta Isabel, en plena Plaza Mayor, un luacerradajo.


El martes día 5 primera excursión, después de desayunar embarcamos con todos nuestros pertrechos en los vehículos destino al alto de Navacerrada y continuamos hasta el aparcamiento del puerto de Cotos, desde donde comenzamos nuestra ascensión al PEÑALARA, punto culminante de toda la Sierra (El mas alto, el primer día).


Con la pericia que caracteriza al equipo, y  tras dos horas de "denodado esfuerzo" alcanzamos la cumbre sin mayores problemas y disfrutamos del espléndido día que nos acompañó y las magníficas vistas que se divisan desde esta atalaya
.

Permanecimos alli un buen rato sacando las fotos de rigor, y tras llenar los pulmones de buen aire y la barriga de un tentenpié, comenzamos el descenso.

 LLegamos a los coches y realizamos la bajada del puerto de Cotos por la vertiente contraria, dirección Rascafría, paramos en el área recreativa de Las Presillas, donde tras darnos un chapuzón en sus piscinas naturales, nos metimos una comida con mas fundamento.

El regreso  a "casita" lo hicimos por el pueblo de Navafría, después atravesar el puerto del mismo nombre, llegamos al hotel a Segovia, y tras ducharnos y acicalarnos una miaja salimos a dar una vuelta por los lugares emblemáticos de la ciudad, 
y luego ...............    a cenarrrrrr!!!
al aire libre, en plena Plaza Mayor.   Ahí queda eso!!!

Miercoles día 6. La cumbre programada para la excursión de hoy es el MONTON DE TRIGO, para ello, igual que el día anteerior, nos dirigimos hasta el  puerto de Navacerrada, de paso, en La Granja le dejamos al amigo Sanvi para que pase la mañana de la mejor manera posible, nosotro dejamos los vehíchulos en el parking del puerto y tras los preparativos pertinentes comenzamos la caminata.

Comenzamos a andar por la  pista asfaltada que nos lleva hasta la residencia del Ejército del Aire y alli cogemos el famoso camino Schmid y luego el camino de Los Cospes, hasta el puerto de la Fuenfría. Este itinerario, todo entre pinos es largo y bonito y sobre todo muy bien marcado por lo que no tiene pérdida, es bastante llano con ligeras subidas y bajadas, por lo que se queda todo el desnivel para el final.
Pasamos por la fuente de la Fuenfría y tras echar unos buenos tragos por eso de quitar el reseco, enseguida llegamos al puerto, y ay amigo, aqui cambia el panorama, empieza la cuesta de verdad. Primero subimos al Cerro Minguete,


y tras un pequeño llano para recuperar un poco el resuello nos topamos con el repechón final que acometimos con entusiasmo y no sin esfuerzo llegamos a la cumbre,

todo el mundo contento.

Después de un rato de "asueto"  que cada uno administró como quiso, emprendimos el descenso por el mismo itinerario de subida (desandar lo andado que se dice). Un pequeño grupo, tres sherpas, nos adelantamos al resto y nos bajamos hasta La Granja a rescatar al amigo Sanvi y luego comer todos juntos el pic-nic reglamentario en el área recreativa de la Boca del Asno, un paraje muy majete con un rio (Eresma)  para meter los pies a remojo antes de comer, unas mesas confortables y un chiringuito que como el dueño era de Bilbao, nos trató de maravilla.

Después de comer y sestear ratito nos fuimos hasta el palacio real de La Granja de San Ildefonso para visitar sus jardines y contemplar el espectáculo de sus fuentes, que ponen en funcionanmiento todos los miércoles.



Como el Jueves día 7 (San Fermín) salió malo no hubo actividad montañera y para ocupar el día no se nos ocurrió otra cosa mejor, que hacer una excursión a Avila, pués había en el grupo mas de uno (y mas de dos) que no lo conocían, así que para allá nos fuimos, de turistas, a pasar la mañana.


 Avila no es muy grande, y por eso para el mediodia ya la habíamos recorrido de cabo a rabo así que decidimos cambiar de aires e irnos a comer un asadito a Pedraza y de paso conocer el pueblo, que por cierto es bien bonito  !!acierto¡¡

Después de bajar un poco la comida con unos gin-tonics y un paseito, viaje de vuelta a Segovia y antes de cenar algo (poquita cosa), garbeo de rigor por el centro de la ciudad.


Ultimo día "hábil" de la semana Viernes día 8, nos quedaba para hoy la ascensión a las CABEZAS DE HIERRO (La Mayor y La Menor). Para ello comenzamos la andadura de nuevo desde el parking de Navacerrada cogiendo la pista  hormigonada que "irremediablemente" nos lleva a La Bola del Mundo  obligándonos a meter entre pecho y espalda todo su desnivel !y en frio!

superado con éxito este primer primer trago continuamos nuestro camino por toda la loma, en primera instancia perdiendo altura para enseguida volver a remontar hasta la cima del cerro Valdemartin, punto culminante de la estación de esqui de Cotos.

 

 Seguimos cresteando y disfrutando de las excelentes vistas que se nos abrían tanto a derecha como a izquierda hasta alcanzar la cima de La Cabeza de Hierro Menor.



Por el camino nos cruzamos con varias colonias de "lugareños" que, aunque no nos saludaron, por lo menos no salieron corriendo y pudieron ser fotografiados convenientemente.


Tras un corto descenso por un pedregal en el que habia que bajar con atención llegamos al collado entre las dos cumbres, ya solo nos quedaba el último empujón al repecho final hasta la cumbre de Cabeza de Hierro Mayor, objetivo principal de la excursión del día.

 El equipo llegó bastante diseminado pero, eso si, llegaron todos.
 
Una vez descansado convenientemente en la cumbre, todo el equipo emprendimos el camino de vuelta, por la misma ruta empleada en el ascenso.


Pero cinco osados (Angel, Andrés, Celes, Iñaki y Yo) encontrándonos pletóricos decidimos sobre la marcha, recuperar lo teóricamente no realizado el día anterior y dando un rodeito de nada nos hicimos la cumbre de La Maliciosa de propina.



Conectamos de nuevo con el resto del equipo en el parking, y todos juntos de nuevo no fuimos a comer otra vez al área de la Boca del Asno




PERIPLO CICLOTURISTA POR MALLORCA (Junio 2016)

Después de la inolvidable experiencia y el buen recuerdo que nos dejó la excursión realizada por estos lares en 2014, este año decidimos volver, esta vez fuimos en petit comité. El equipo estuvo formado por Marcelo, su hijo Ander y yo (Pablo) como denodados ciclistas, y Mikel como chofer e inestimable apoyo para el grupo.

El formato fué muy parecido a la vez anterior, alquilamos una casa muy bonita en la Cala San Viçent con tres habitaciones, jardin y barbacoa, esta vez no tenía  piscina pero estaba a 100 mt. de la playa lo que nos garantizaba darnos un buen baño si nos apetecia después de cada etapa.

Salimos de Bilbao el  viernes 3 de Junio por la mañana, en el coche de Marcelo, (Mikel, Marcelo y yo) paramos a comer (bastante mal, por cierto) en Calamocha, eso sí, hicimos acopio de un buen taco de jamón  y unos chorizos para "picar" en la casa o donde sea menester y llegamos a Valencia a las 5,30 de la tarde, fuimos directamente a la estación de Balearia y alli nos reunimos con Ander que habia llegado a Valencia  por la mañana en vuelo directo desde Londres, que es donde reside.

Validamos los billetes del barco, tanto el de ida como el de vuelta, dejamos el coche (con las bicis, bien candadas) en el parking del puerto y en un taxi nos fuimos al centro a tomar unos zuritos y hacer tiempo hasta las 10,30 que teníamos que embarcar.

Embarcamos a la hora combenida en un ferrry llamado Visemar One, nosotros, nuestro coche y mas de 100 camiones, cenamos en la cantina del barco junto a todos los camioneros, vimos un poco la tele (una peli de dibujos animados, ja ja ja) y nos fuimos a nuestro camarote a dormir y a "soñar" con las rutas que nos esperaban en la isla.


miércoles, 21 de octubre de 2015

SEMANA MONTAÑERA (Jaca - 2015)



Este año, del 6 al 11 de Julio celebramos nuestra habitual salida a las cumbres, seis dias de actividad montañera de alto standing, que mientras nos quede un mínimo de arranque no podemos dejar de realizar bajo ningún concepto.
En esta ocasión el lugar elegido para la excursión fué la zona del valle de Canfranc y alrededores y el campamento base lo tuvimos en Jaca ,en un hotel muy "pechugón" que se llama Reina Felicia Spa, estaba un poco en las afueras, pero un paseito de 10 min. hasta el centro siempre viene bien. 
El grupo estuvo formado esta vez por 11 personas (incluidos sherpas y porteadores) todos provistos de grandes dosis de ilusión y mucha moral. Tuvimos la baja de tres habituales, que no vinieron por diferentes motivos y la incorporación de un sherpa nuevo, que espero que no sea la última vez que nos acompañe, eso querrá decir que ha disfrutado de lo lindo.
En definitiva el plantel de este año estuvo compuesto por: Rafa, Iñaki, Angel, Andrés, Sanvi, Jorge, Fernándo, Arteche, Celes (el nuevo), Mikel y Pablo (un servidor).




Los  dos últimos, que llegan con suministros para el viaje.

Ah! y falta el fotógrafo.






LUNES (6 de Julio):
Concentración en el lugar de costumbre  (Frontón de Sestao) cuando todo el mundo hizo acto de presencia realizamos los preparativos, que como son los mismos todos los años y los tenemos muy ensayados acabamos enseguida, luego un cafecito y un pincho rápidos y a las 10,30 H. arrancamos rumbo a la aventura, repartidos en la furgoneta de Erakus (coche oficial del equipo) y el coche de Andrés.

Cuando llegamos a Lumbier, nos salimos de la autopista, atravesamos el pueblo y nos dirigimos al aparcamiento que hay a la entrada de la Foz del mismo nombre.
Dejamos los vehículos a buen recaudo y comenzamos el recorrido a pié de este bonito cañón con un calor abrasador.

A la vuelta, despues de patear todo el camino por el corazón de la Foz hasta el Puente del Diablo y disfrutar de la espectacularidad del paraje, como el calor seguia apretando de lo lindo, decidimos bajar hasta el cauce del rio y darnos un refrescante chapuzón.

La "zona de baños" espectacular pero el agua..... fria de cortar, así que el baño fué mas breve de lo previsto (y no todo el mundo se metió) por lo que enseguida continuamos el camino hasta los coches, cogimos las viandas que concienzudamente traíamos de casa y nos acomodamos en una mesita a la sombra para dar buena cuenta de las mismas en alegre camaraderia.

Una vez recuperadas las fuerzas y tras hacer una paradita en el pueblo para tomar un trago, retomamos el viaje rumbo a nuestro destino !!JACA!!


Por el camino, como seguía haciendo un calor sofocante hicimos una parada en el rio Veral para darnos un buen remojón, esta vez como cubria poco, el agua estaba muy buena.


Al llegar al hotel tomamos posesión de nuestras magníficas habitaciones , descansamos un poco, y salimos a dar una vuelta por el pueblo, un par de potes y a cenar, y enseguida para la cama.


MARTES (7 de Julio):
Después de dar buena cuenta al excelente desayuno buffet en el hotel nos preparamos para la primera ascensión de la semana.

Subimos hasta la estación de esqui de Astún, dejamos los coches en el aparcamiento y poco a poco empezamos a tirar p'arriba dirección al Ibón de Escalar (o de las truchas) con un dia radiante espectacular,  Rafa y Sanvi esperaron a que empezase a funcionar la telesilla y subir hasta el ibón ahorrandose el desnivel.

Segimos ganando altura sobre el ibón sin prisa, disfrutando del paisaje


     
hasta llegar al primer collado donde hicimos una breve parada para echar un trago de agua, descansar un poquito pero sobre todo para disfrutar de las magníficas vistas de la vertiente francesa con el imponente Midi D'Osseau.

Continuamos muestra marcha ascendente hasta alcanzar el segundo y último collado y tras superar la bonita arista cimera alcanzamos la cumbre del PICO DE LOS MONJES o Pic des Moines, que dicen los franceses.

 
Como el buen tiempo invitaba a ello, dia espléndido donde los haya,  permanecimos un buen rato disfrutando de las inmejorables vistas que nos brindaba esta atalaya, y de paso picotear algo y sacar mogollón de fotos para el recuerdo, incluso Andrés tuvo tiempo de marcarse un aurresku.

 

Para bajar cambiamos un poco la ruta,  desde el collado seguimos la cresta

y desde la otra punta bajamos directamente hasta el lago, donde teníamos idea de darnos un chapuzón pero aquello estaba muy frio, así que volvimos a coger nuevamente el camino de subida que nos llevó tranquilamente a Astún, donde recogimos a los del telesilla y como alli estaba todo cerrado no bajamos a tomar algo a Camfran.

Después de unas refrescantes jarras de cerveza con limón, camino de Jaca, buscamos un área recreativa cerca del rio para reponer fuerzas con un pic-nic de primera división, no sin antes darnos un merecido chapuzón pues la temperatura seguia siendo axfisiante.

Cuando terminamos, directamente al hotel y tras un tiempo de relajación salimos a dar una vuelta por el pueblo, unos potes y a cenar.

MIERCOLES (8 de Julio)
 El objetivo marcado para este día era la ascensión al ASPE, por lo que después del desayuno dirigimos nuestros pasos hacia Candanchú, segun nos ibamos acercando comenzamos a mosquearnos pues estaba todo el entorno despejado menos hacia donde nos dirigíamos que (que casualidad) estaba encapotado.

Arrancamos nuestra andadura desde el parking de la estación con una niebla cerrada que parecía Londres en sus mejores tiempos, después de dejar al amigo Sanvi a "su bola" por los alrededores, con el encargo de que se porte bien hasta que bajemos,  comenzamos ascendiendo por la pista de esqui del Tobazo, siguiendo el trazado de las pilonas, pues no se veia a cinco metros, vamos  poco a poco ganando altura y al llegar a los alrededores de la Tuca Blanca, se empieza a "hacer la luz" y enseguida, ya con sol empezamos a ver nuestro objetivo.



Mas contentos que unas castañuelas (no se que tendrá el sol) seguimos tirando p'arriba con tranquilidad pues la cuesta era larga y el calor se empezaba a notar. Seguimos ganando altura poco a poco superando todas las dificultades que nos presentaba la ruta, incluso cuando poco antes del collado final nos desviamos (sin querer) del camino y nos metimos por una canal pedregosa que nos hizo sudar tinta hasta que la superamos y salimos a la cresta cimera y ya, una vez aquí, en un pis pas !!cumbre!!


Aqui todo el esfuerzo realizado se olvidó, recompensado por el maravilloso espectáculo que nos regaló la vista de todas las innumerables cumbres bañadas por el sol sobresaliendo de un mar de nubes espectacular

Después de pasar un buen rato en la cima, descansando y disfrutando del paisaje, emprendimos el regreso por la misma ruta por la que habíamos subido (desandar lo andado) con cuidado pero con menos esfuerzo, ya se sabe, cuesta abajo hasta ........... corre.


Recogimos por el camino a Mikel y Fernan que se habían quedado en la subida antes de llegar al collado. A medida que bajábamos fuimos metiéndonos de nuevo en la niebla que, en la parte de abajo, no llegó a despejar en todo el día. En Candanchú recuperamos a Sanvi y con el equipo al completo, tras tomar unas cervecitas emprendimos el regreso.

Paramos en Villanúa para hacer el pic-nic reglamentario y después de refrescarnos los piés en el agua (helada) del lavadero de la entrada del pueblo, emprendimos rumbo al hotel en Jaca.

JUEVES (9 de Julio)
Desayunamos y rapidamente nos pusimos en marcha hacia Villanúa donde habíamos quedado con un todo terreno (de pago) que nos iba a subir hasta el refugio de La Trapa (1.750 M.) quitándonos así casi 11 km. de pista y desde aquí acometer la ascensión a la cumbre del día, LA COLLARADA.




 

lunes, 15 de junio de 2015

Clásica Cicloturista (CAMINO 2015)

En un principio este año se pensó visitar de nuevo la Isla de Mallorca y recorrer los rincones que "nos dejamos" el pasado año, incluso se empezaron a hacer gestiones para su organización, la  gente estaba bastante ilusionada, pero por razones que no viene a cuento explicar ahora, se abandonó esta idea y el proyecto dió  un giro radical, cambiamos el recorrido empezando en La Rioja, pasando por Soria, Sierra de Madrid y terminando en la provincia de Avila.

En un principio hubo problemas de asistencia  por parte de algun "habitual", problemas de lesiones, compromisos e impedimentos de otro tipo, pero al final se pudieron ir solucionando las trabas, y el equipo quedó defenitivamente compuesto por Andoni (Jefe de finanzas), Asier (director del recorrido) , Juan (jefe médico y masajista), Gabri y Luis (animadores del grupo),  Bitxi (el formal del equipo) y  Pablo (encargado de escribir esta crónica).


El recorrido ha tenido dos partes bien diferenciadas, en primer lugar cuatro etapas "en linea" con una sede diferente cada dia y en segundo lugar tres estapas "circulares" con sede en El Barraco, salida y llegada en este pueblo abulense territorio  bajo control de nuestro buen amigo y anfitrión David.

El Viernes dia 5 de Junio dió comienzo la frenética actividad, a última hora de la tarde, despues de recoger la furgoneta que iba a ser nuestra compañera de viaje, quedamos todo el equipo  para llevar la impedimenta (equipajes y bicicletas) y proceder a su carga y estibaje con el fin de agilizar todo lo posible la salida del dia siguiente y este año quedamos en Deusto porque una vez cargada, la furgona se quedaba a dormir, a cubierto, en una plaza que "tengo libre" en el garaje mi casa.

Sábado día 6:
 Conentración a las 8 de la mañana en Deusto y tras realizar los últimos ajustes en el maletero y colocar las tres bicicletas que iban en el portabicis exterior, a las  8,30 H. efectuamos la salida oficial dirección a La Rioja.


Una vez llegados a Nájera, paramos a la salida del pueblo en un lugar propicio para descargar y montar las bicis, ponernos el disfraz y coger lo necesario, y una vez metidos en el papel de ciclistas le dejamos a Bitxi a cargo de la furgona y comenzamos a devorar kilometros a las 10,30 H. para cubrir la primera etapa.

Cogimos dirección Baños de Rio Tobía, pasamos por Anguiano hasta Viniegra de Abajo donde realizamos una parada para reagrupamiento del equipo, que venia un poco disperso y de paso echar un trago (de agua) y comer algo. Hasta aqui la carretera en buen estado y el tiempo agradable.


Seguimos nuestra andadura ascendiendo por la orilla del pantano de Mansilla, en este tramo la carretera está mucho mas "rugosa" y se rueda peor pero seguimos erre que erre hasta el cruce en Vilavelayo, donde hacemos otra paradita.


Tras el refrigerio y las fotos de rigor acometemos la subida al pueblo de Neila, a estas alturas y ya pasado el mediodia, el cielo empezaba a coger un color plomizo preocupante así que al llegar a Neila mas de uno prefirió subirse a la furgo, solo continuamos en bici Asier, Bichi y Yo. A mitad de subida al puerto de El Collado  comenzaron a oirse unos truenos, al principio lejanos, pero arriba sonaban como cañonazos y por si teníamos alguna duda o pequeña intención de subir hasta las lagunas,

 justo  en el cruce de entrada, comenzó a tirar agua que no veas, parecia que la echaban con baldes, asi que tiramos para abajo como alma que lleva el diablo !!Vaya Chupa que agarramos!!

 A medida que bajábamos llovía menos, el tormentón se quedaba arriba, el caso es que, entre el calor del ambiente y la velocidad de la bajada, llegamos a Quintanar de la Sierra !!Secos!!

Después de un poco de recuperación con un pequeño piscolabis nos metimos en un pis-pas los 13 Km que nos quedadan hasta el final de etapa, en total salieron 92 Kms. desde nuestra salida en La Rioja
hasta nuestro hotel en Duruelo de La Sierra, (Soria).
Una vez instalados, después de una relajante ducha, paseito por el pueblo y alrededores, nos vimos el partido (final de la Champions, Barça-Oporto) con unas cervecitas, cena y a la cama.


Domingo día 7:
Lo primero rico desayuno para cargar pilas y a continuación preparativos para comenzar la segunda etapa, ésta toda por tierras sorianas y sin muchas dificultades orográficas
Sin mas preámbulos Luis se hizo cargo de la furgoneta y  dió la campanada de salida, así que arrancamos dirección Covaleda y Molinos de Duero.
Seguimos quemando kms. sin complicaciones, pasamos por Playa Pita y llegamos a Abejar.
Hasta aqui hemos rodado a buen ritmo ya que la carretera es muy buena y el perfil,  bastante favorable nos lo ha permitido, además el personal todavía andaba fresco.

A partir de este momento empieza la tachuela del día, el puerto del Mojón Pardo.


Pasamos el puerto con relativa facilidad ya que tiene rampas largas pero poco exigentes, una vez arriba, ya coser y cantar, todo cuesta abajo,  cruzamos Navaleno y llegamos hasta San Leonardo de Yagüe, donde hacemos la obligada parada para el avituallamiento

Reanudamos la marcha con el buche lleno, lo que cuesta un poco al principio, pero a pesar de todo vamos ganando desnivel camino del alto de La Galiana por una carretera poco transitada entre pinares, recorrido bastante agradable, hasta llegar al mirador del cañón de Rio Lobos, donde se hace otra parada para contemplar la espectacularidad del lugar.

Después de disfrutar de las vistas del paraje y como el calor pegaba de lo lindo volvimos a coger las  burras para acometer la vertiginosa bajada de  La Galiana con sus espectaculares revueltas hasta Ucero, los 14 km. que faltaban hasta el final de etapa en El Burgo de Osma nos los tomamos como si de una contra-reloj se tratara, o sea a toda pastilla, así que acabamos bien calentitos. Este día salieron 91 Kms. en total.

En El Burgo nos alojamos en unos apartamentos muy chulos, asi que fuimos al pueblo a comprar unas cervezas y nos organizamos "en casa" un pic-nic para la cosa de recuperar energía.


Y como el calor apretaba que no veas, mientras el personal sesteaba después de comer, Juanito, Gabri y Yo nos fuimos a las afueras del pueblo y en bonito pozo del rio Avión (afluente del Ucero) nos dimos un baño de antología para "arreglar" el cuerpo.



Luego, ya todos juntos, vuelta para tomar algo y conocer el pueblo, que es muy bonito y a cenar a un restaurante (la comida seria del día) seguidamente un pequeño paseo nocturno para bajar la cena y a dormir, que la etapa de mañana es larga.

 Lunes día 8:
Como los apartamentos no tenían sevicio de restaurante lo primero que hicimos por la mañana es buscar un bar para desayunar, despues de tomar unos "cafeses" y unos pinchos de tortilla hicimos los preparativos para tomar la salida

mientras Andoni y El Abuelo se quedaron a pagar la cuenta, el resto comenzamos la andadura ciclista sin tener lo suficientemente claro el camino a seguir por lo que a los pocos kms. de recorrido llegamos a una rotonda con una señalización confusa y no supimos para donde tirar lo que nos obligó a hacer un parón y esperarar a que llegara la furgo.

Tras echar un vistazo a la hoja de ruta y mapa correspondientes nos pusimos en la dirección correcta, que no era otra que San Esteban de Gormaz, siguiendo el buen camino pasamos por Ayllon, ya  en la provincia de Segovia, continuamos pedaleando tranquilamente hasta llegar a Riaza, donde paramos para hacer el Amaiketako.

Quisimos ver el centro del pueblo y su plaza, digna de mención, pero !que casualidad! habia mercadillo y estaba todo lleno de tenderetes y gente "hasta atrás" así que nos fuimos a una campita verde a la salida del pueblo y nos sentamos a la sombra de los árboles a dar buena cuenta de las viandas que nos iban a proporcionar la fuerza necesaria para acabar la etapa.

Recuperada la actividad, con ganas renovadas, alcanzamos el pueblo de Cerezo de Abajo y alli !Oh Cielos! nos  metimos en la autovía A-1, menos mal que fué un tramo corto porque circulaban unos camionazos que al pasar al lado de nuestras humildes bicicletas daban pánico.


Una vez pasado este mal trago volvimos a transitar por la relativa tranquilidad de la nacional de Segovia, hasta alcanzar la localidad Matabuena y un poco mas adelante de Gallegos cogimos la desviación a Navafria, final de etapa tras 115 Kms. recorridos, los 3 finales, que es cuando mas cansado estas, cuesta arriba  !!p'a joder!!

El alojamiento estaba bien, un hotel rural an medio de la nada pero con buenas habitaciones y muy tranquilo, además estábamos nosotros solos. Tambien tenía Spa y aunque era así como de la señorita Pepi's, un yacuzzi pequeño, una pileta para nadar y una saunita, nos sirvió para hacer unas risas y relajarnos un poco despues de la paliza
.

Despues del baño "termal" nos preparamos y fuimos al cercano pueblo de Pedraza que es muy bonito, así como medieval y famoso por sus asados, despues de dar una vuelta  por sus calles nos metimos entre pecho y espalda unas buenas raciones de lechazo y cochinillo o cochinillo y lechazo, como querais, regadas con buen vino de Ribera de Duero y seguidamente, sin prisa pero sin pausa, vuelta a la intimidad del hotel.

Martes día 9:
En el desayuno, este día, ya se veían otras caras, y no era de extrañar pues teníamos por delante una etapa, aunque no muy larga, bastante mas exigente que las anteriores, con dos  puertos largos en su recorrido !!vaya tela!! pero como de moral es de lo que andamos sobrados una vez metidas unas calorias al cuerpo hicimos los preparativos necesarios y Asier se hizo cargo de la furgo y el resto, A Pedelar

Nada mas empezar la etapa, la carretera ya es cuesta arriba, tenemos por delante 11 km de ascensión, el puerto de Navafría no tiene ningún rampón  de especial dificultad, la pendiente es bastante homogenea empieza los primeros km. al 4% y va incrementando hasta acabar casi al 7%.

Asi que nos lo tomamos con calma y vamos subiendo a ritmo tranquilo por una carretera entre frondosos pinares, disfruntando del entorno que nos rodea, hasta alcanzar la cumbre sin excesivos problemas, ya que no hubo ataques entre el personal.

Al llegar al alto, las correspondientes fotos para la posteridad y
rapidamente emprendimos la bajada para no quedarnos frios, con un pequeño susto incluido en el camino a causa de un camión maderero aparcado en medio de la carretera sin ningun tipo de señalización, pero como somos prudentes y no bajábamos muy lanzados, llegamos sin mayores problemas a Lozoya, localidad donde se acaba el descenso.

Ahora tenemos  un tramo llano de unos 12 km. para "relajar" pasamos por Rascafria y enseguida llagamos a El Paular donde arranca la segunda tachuela, el puerto de Cotos pero antes de empezar a subir se hace una parada técnica para cambiar de chofer, Andoni coge la furgoneta con Gabri de copiloto y Asier la deja y se monta en la bici, tambien aprovechamos para quitar la sed con unos refresquitos.

Comenzamos la ascensión con tranquilidad, pues es larga (14 km) y aunque no es dura, no tiene porcentajes exigentes, con la acumulación de kms. cuesta arriba que llevamos empiezan a pesar las cachavas, así que ponemos un ritmo llevadero para no sufrir demasiado, nos armamos de paciencia y para arriba, a disfrutar lo que se pueda contemplando los bellos bosques que nos envuelven y escuchando el canto de los pajaritos.

Despues de un buen rato peleando con la cuesta llegamos al alto, en primer lugar lo hacemos Asier y Yo, hacemos una breve parada para recuperar el resuello y sin esperar al resto continuamos la marcha, ahora ya por terreno llano hasta el cercano alto de Navacerrada donde, ahora si, hacemos una parada como es debido, para reagrupación del equipo alrededor de una merecida tortilla y unos refrescos.

Despues de  recuperadas las fuerzas perdidas no queda otra que abrigarse,  pues no hacía ni gota de calor,  y  emprender el descenso por la vertiente madrileña

Durante la bajada nos molestó el viento mas de lo deseado,  por lo que no nos quedó mas remedio que agarrarnos fuerte al manillar para no caernos.

Ya en el llano pasamos la localidad de Cercedilla y los casi 20 km. hasta el final de etapa en San Lorenzo del Escorial se nos hicieron eternos, al menos a mi, por lo pestoso del recorrido, una carretera con muchísimo tráfico por donde había que andar con mucho ojito, por lo peligroso, así que fué un alivio llegar y bajarse de la bici, despues de rrecorrer en total 85 kms.


En el famoso monasterio, despues de unas fotos rápidas para el recuerdo, recogimos todos los pertrechos, estibamos las bicis a toda prisa y nos acomodamos todos en la furgoneta, pues justo empezaba a llover.

Para acabar la jornada nos quedaba el traslado hasta El Barraco, sede de la segunda parte de la excursión por la provincia de Avila (Hora y media de viaje, con la confusión de carretera, un poco mas) alli nos esperaban nuestro buen amigo y anfitrión David y Marcelo un nuevo artista invitado, llegado directamente desde Bilbao para unirse al grupeto.

Ya relajados y con el equipo al completo nos dimos un homenaje en torno a un exquisito jamón, cedido amablemente por la dirección del Restaurante EL CHATO.



Miercoles día 10: 
Para esta etapa, al tratarse de un recorrido circular y no necesitar furgoneta, estabamos el equipo al completo mas la incorporación de Ingrid, una amiga argentina de David, que estaba pasando unos  dias en El Barraco y que para nuestro sonrojo, andaba en bici como una moto.

Despues del desayuno nos preparamos y salimos del restaurante El Chato, pasamos por la plaza del ayuntamiento para llenar de agua los bidones nos sacamos la foto de salida, que es algo asi como el control de firmas y comenzamos la andadura.
 Los primeros kms. favorables, o sea cuesta abajo para que nos entendamos !!que bién!!

A las primeras de cambio, El Abuelo sufre un percance mecánico, se quedó sin batería, por lo que no podía cambiar, y como no habia coche de apoyo, se quedó tirado como una colilla, media vuelta  y para casa, cuesta arriba y con el plato !!que agonía!!.

El resto continuamos nuestro camino, pasamos por Cebreros y  al poco rato de salir del pueblo, David, el guia  nos metió una pequeña encerrona, una carretera que va a ninguna parte con un cuestorro de aupa, menos mal que era corto y arriba tenía bonitas vistas  donde aprovechamos para hacer unas fotos, alguna haciendo el gamba

Seguimos pedaleando por una carretera bastante tranquila y muy bonita hasta llegar a El Tiemblo, tras atravesar esta localidad llegamos a la presa de El Burguillo.

Alli nos desviamos hacia el valle de Iruelas, un paraje precioso, rodando entre árboles por la orilla del pantano hasta llegar a la casa del valle donde hicimos un pequeño recorrido adicional por una pasarela "peatonal" hasta una mirador encima del agua con una panorámica preciosa.

Salimos de nuevo a la carretera y continuamos pedaleando hasta el fondo del valle, el paisaje continúa siendo espectacular,


Nos dimos la vuelta, pues la carretera no tiene salida, desandando lo andado y como no habia nada de tráfico, algunos, los mas osados, tomaban las curvas de aquella manera.

 
Al llegar de nuevo a la presa, otra parada para sacar mas fotos, a Marcelo !!oh Dios mío!!, se le cayó la bici o se la tiró el viento, no se, el caso es que se le doblo la patilla del cambio y no pirulaba


tras una "enderezada" de emergencia se medio solventó el problema, para poder llegar a casa, pero no el cabreo del paisano.
La vuelta a El Barraco, sin mayores problemas aunque sufridita, con viento en contra y lo que a la salida fue cuesta abajo, ahora..... pues lo contrario.

Al llegar al pueblo despues de 73 km. recorridos, a la entrada, sentado en un banco, resignado nos encontramos a El Abuelo que nos estaba esperando.

Y para olvidar todos los males y sinsabores de la jornada, en el bar, le metimos otro tiento al jamón.


 Por la tarde nos hicimos un viajecito a Avila a reparar los desperfectos de las bicicletas "averiadas".

Jueves Día 11:
Al levantarnos por la mañana estaba lloviendo de lo lindo así que nos lo tomamos con calma, como  después de desayunar seguía el mal tiempo, decidimos suspender la etapa y en sustitución programamos una excursión en coche para pasar la mañana.
Salimos de El Barraco todo el equipo a bordo de la furgoneta  y el coche de David  camino del puerto de Serranillos, alto que coronamos silbando o sea sin cansarnos ni gota !ja ja ja! asi que lo celebramos con euforia

En la bajada paramos en San Esteban del Valle para tomar un café, continuamos el viaje, pasando por Montbeltran y por fin llegamos a Ramacastañas en cuyas afueras está el paraje donde se encuentra la Cueva del Aguila, que era el destino final de nuestra excursión. Llegamos a las 2, hora de comer por lo que la cueva estaba cerrada y por no esperar hasta las 4, nos marchamos y nos ahorramos la visita, asi que viaje en balde y vuelta para El Barraco  .

A la tarde, como parecía que habia mejorado el tiempo, Marcelo y Yo nos animamos cogimos la bici y nos dimos una vuelta de 25 km .hasta Navaluenga y alli nos dimos la vuelta y regresamos lo mas rápido que pudimos pues se puso como de llover otra vez, pero fué una falsa alarma.

Despues de la ducha correspondiente, todos de viaje a  Avila, parada en  los cuatro postes


paseo obligado por el entorno de las murallas, un poco de callejeo por la ciudad y culminación con una cenita rica.
 



Viernes Día 12:
La etapa que nos preparó el amigo David para este dia tambien tenia 2 puertos puntuables pero como ya estamos rodados de toda la semana nadie se asustó, desayunamos a conciencia y nos preparamos para comenzar a rodar, en esta acasión si llevamos la  furgo de apoyo, Luis fué el encargdo de su manejo.

Salimos de la misma puerta del restaurante El Chato y al final del pueblo cogimos una desviación a la derecha dirección San Bartolomé de Pinares, al principio todo de maravilla, carretera tranquila, perfil favorable, pero !!sorpresa!! para entrar en este pueblo hay que subir un repechón de los que calientan la orina y que no estaba en la hoja de ruta, aunque algunos componentes del equipo asesorados por "alguien" encontraron una escapatoria para ahorrarse la subidita de marras.

Continuamos nuestra marcha y enseguida llegamos a Herradón donde comienzan las rampas de la primera dificultad (reconocida) del día, el puerto de El Boquerón, ascensión de 8,5 km. de longitud y aunque tiene alguna  pequeña rampita al 9% no es duro en demasía y como es muy bonito, es de los que se sube "a gusto" si no hay ataques por parte de algun desaprensivo y lo subes a ritmo, como en esta ocasión.

 
La bajada nos dejó en las mismas puertas de Avila, atravesamos la ciudad con precaución, por eso de los coches, y a la salida hicimos una parada en la clásica cuesta empedrada que bordea las murallas para hacernos la foto que no podía faltar.

Seguimos nuestro camino a buscar la segunda ascensión del día, el puerto de Navalmoral, pero en vez de coger la carretera general que nos lleva directamente, hicimos un pequeño rodeo, para hacer un poco de turismo, pasando por las localidades de Germuño y La Aldea del Rey Niño que es donde se empieza a subir verdaderamente, por aqui es donde pinchó Marcelo y !!que vergüenza!! fué Ingrid la que le arreglo el pinchazo.
 

La subida a este puerto se nos hizo durita, al menos a mi, y no por sus porcentajes, pero es larga, 11 km. y sicologicamente te va minando, el trazado de la carretera engaña, cuando subes un repecho  y piensas que has llegado, te encuentras con otro y luego otro .... además tuvimos un desagradable compañero de viaje !!el viento!! pero a pesar de todo llegamos arriba


La bajada, muy bonita y con una carretera de primera división, hubiese sido para disfrutar si no llega a ser por el viento, que pegaba de lo lindo y nos hizo bajar con el freno de mano echado hasta el mismo pueblo de Navalmoral.

Desde aqui ya solo nos quedaban 12 km.  para acabar la etapa y los hicimos como los burros de alquiler cuando vuelven a casa, o sea a toda pastilla, pasamos por San Juan de la Nava y llegamos a El Barraco con la lengua fuera, pero era !!el final del final!!

En esta última etapa nos salieron 89 kms. del ala.

Por la tarde, ya sin presión, y como fin de fiesta, nos fuimos todos al pantano a darnos un merecido baño y disfrutar de lo lindo haciendo el gamba, jugando a guerritas con unas pistolas de agua.





Aprovechamos tambien para hacernos las fotos de "promoción" con  las prendas donadas por nuestro patrocinador oficial Spiuk (Flamante pack de Calcetines y Gorras)



Sábado Día 13:
LLegó la hora de decir adios a la excursión y a El Barraco, el grueso del pelotón hizo sus maletas y después de desayunar cargó todos los bártulos en la furgona y carretera y manta dirección Bilbao, mientras que Marcelo y Yo decidimos quedarnos "un ratito" mas y acompañados por Miguel Angel, hermano mayor de David, nos hicimos una etapita para aprovechar la mañana y hacer ganas de comer subiendo un puerto.

Salimos de El Barraco, pasamos por Navaluenga y llegamos a Burgohondo, donde empezamos a subir el Puerto de Mijares, comienza con un primer tramo de buena carretera, hasta Villanueva donde se estrecha y da comienzo la parte mas bonita de la subida por sus extraordinarias vistas, la ascensión es larga y nos terminó minando de lo lindo, mas por su longitud que por sus porcentajes, pero disfrutamos (cuando llegamos arriba, claro)


El descenso lo hicimos por el mismo sitio (y disfrutamos mas que subiendo) y la vuelta a casa la hicimos por donde habíamos venido, cuando llegamos de nuevo a El Barraco nos habian salido 80 kms.

Terminada la etapa, ducha reglamentaria, comida donde El Chato, unas costillitas, estibar bicis y equipaje en el coche de Marcelo y viaje de vuelta tras las despedidas de rigor. Salimos de El Barraco a las 5 de la tarde y a las 9 estábamos en Bilbao.

Y esta historia ya no da para mas así que nos toca esperar a ver que pasa el año que viene.

Para ver mas fotos, pinchar Aqui:  CAMINO 2015 (Nájera-El Barraco)